Conectarse

Recuperar mi contraseña

···
···
···
···
El sol brilla con intensidad en el cielo. El calor es sofocante...al parecer ir a la playa es una buena opción para relajarse,¿no?
Últimos temas
» Foro Rol- Brighton~[Elite~foro recien abierto.]
Sáb Ene 22, 2011 3:43 am por Invitado

» Clash of the fallen(normal)
Jue Ene 13, 2011 5:36 pm por Invitado

» Il Messaggio # N U E V O # Normal
Sáb Ene 01, 2011 6:18 pm por Invitado

» ExpresArte Foro
Dom Dic 26, 2010 6:47 am por Invitado

» Cambridge University NUEVO +18
Dom Dic 12, 2010 6:34 pm por Invitado

» Underworld New Era
Dom Nov 07, 2010 4:31 am por Invitado

» Light Of Twilight [Normal]
Dom Oct 17, 2010 10:46 am por Invitado

» Special Vacations
Miér Oct 13, 2010 11:35 pm por Invitado

» Pembroke College {Elite}
Vie Oct 08, 2010 6:48 pm por Invitado

At The Top Of Fame Rol basado en Crepúsculo Different Summer Albright University Learning to live Photobucket Thes Ashes of Awakening Photobucket This Is The Vegas Image and video hosting by TinyPic Blood And Sin
Kingdom of Darkness
Split: New World Image and video hosting by TinyPic London
El foro está protegido bajo copyright. Cualquier copia que se realice de, historias, imágenes y demás contenido del mismo, será denunciado inmediatamente. Derechos reservados a la administración del sitio.

Sobre una ola(Ryan)

Ir abajo

Sobre una ola(Ryan)

Mensaje por Penélope White el Miér Jul 21, 2010 4:42 pm

Un rayo de sol, entraba delicadamente por la fina línea que no estaba cubierta por la cortina blanca de la ventana. Para mi muy mala suerte, coincidía justamente en mi almohada, por lo cual me daba de lleno en la cara. Era molesto, tanto que tuve que arrugar los ojos cuando la luz se hizo lo suficientemente intensa. De nada sirvieron mis intentos por alejarla, todo esto mientras estaba dormida aun, asique, parecí reaccionar a la señal que me estaban dando...abrí un ojo y de lleno entró la claridad en este, haciendo que lo volviera a cerrar. Me quité la sábana de encima a toda velocidad, cabreada con el mundo por haberme despertado tan temprano...un momento,¿qué hora era?. Giré la cabeza, hacia la mesilla de noche situada al lado de la cama, las 11:30...de acuerdo, quizás no era tan temprano. Igualmente cogí un cabreo monumental.

Casi de dos zancadas y media, llegué a la gran ventana. Aparté de sopeton la cortina totalmente, dejando que la luz bañara por completo la estancia. Una luz demasiado fuerte para mi gusto...no obstante, me sorprendió al abrir la ventana, pues unas ráfagas de aire empezaron a entrar directamente. Tuve que cerrar la ventana, si no quería salir volando a lo Marie Popins. Y entonces, se me iluminó la bombilla de mi cabeza...solo tuve que realacionar las señales de la naturaleza. Buen tiempo, viento, cielo despejado, playa...winsurf. Sí, podría hacer aquel deporte que tanto me gustaba...no es que fuera la mayor experta que se pudiera encontrar en toda Atenas, no obstante, me defendía bastante bien. Asique sin pensarmelo dos veces, terminé arreglandome en minutos, con aquella ropa de licra tan molesta que se usaba para hacer el winsurf...y como no podía ir así por la vida, me puse la típica ropa de playa, pantalones cortos y camiseta, encima de aquella cosa. Además, tuve que coger aquella bolsa enorme que mi madre me había regalado para meter las cosas de la playa..sí, crema, toalla y esas cosas que tanto molestaban...al final, bajé a desayunar. Mi madre siempre decía que no se podía ir con el estómago vacío por la vida, asique...mejor era hacerle caso, por si acaso.

Pero claro, la cosa no iba a ser tan fácil como la pintaban, no señor, la cola llegaba hasta el infinito. Y no estaba dispuesta a quedarme allí toda la vida esperando a comerme la comida de aquel sitio, que tampoco era para tanto. Asique, me fui sin pensarmelo dos veces a la playa, ¿cómo fui?, pues andando, a la vieja usanza. O, como todo el mundo hacía, dado que no estaba tan lejos de la playa el hotel a excasos 5 minutos. Ahora bien, la playa estaba atestada de gente, como siempre y, por supuesto ya había gente haciendo winsurf...solo esperaba que quedaran tablas para alquilar -pronto me compraría una, pero hasta entonces...-. Total, que fui directa al lugar indicado para ellos, unos pasos a la derecha de la entrada normal en la playa y, alquilé una.

La dejé en el suelo y, solté también allí la bolsa enorme -seguro que cabía yo dentro-. Quitándome la ropa que llevaba encima de la cosa esa de licra...como se llamase, que ni lo sabía. Y como bien enseñada que estaba, me puse de rodillas en el suelo, doblé la ropa y la guardé en la bolsa...más trastos para cargar luego. PEro aunn, no estaba lista y esque yo era demasiado perfeccionista para estas cosas, hasta no estar preparada, nada de saltar al vacío. Me agarré el pelo en una coleta alta, para que me molestara lo menos posible después...que con el viento, aquello era un auténtico coñazo.
avatar
Penélope White
Turistas
Turistas

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 20/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre una ola(Ryan)

Mensaje por Ryan Doskas el Miér Jul 21, 2010 5:08 pm

Verano, julio, miércoles, un tiempo estupendo y el viento suficiente. ¡Perfecto! Así podía uno levantarse con una buena sonrisa en la cara. Aunque, realmente, ese despertador que había configurado para que Sonata Arctica me despertase con su sonoro San Sebastian no servía de mucho; aún eran las 11:30 y, por mucho que hubiese planeado tirarme el día en la playa, haciendo windsurf, comiendo un bocata de tortilla y admirando las vistas -no sólo del paisaje-, cuando uno se despierta el primer impulso es quedarse pegado a las sábanas y, aunque se vaya a acabar el mundo, solicitar cinco minutos de cortesía.

Pero, al final, la palabra "playa" con todo lo que ello implicaba atacó mi cabeza con la intención de despejarme, y lo consiguió; medianamente, pero lo consiguió.
Me incorporé lo suficiente para quedar sentado en el sitio, apartándome la única sábana de encima y preguntándome qué hacía yo durmiendo tapado con aquellas temperaturas, mientras me rascaba la nuca y entornaba los ojos mirando a ninguna parte. Bostecé, me estiré, me desperecé, y acabé por arrastrar mi trasero por el colchón hasta un lugar lo suficientemente cercano al borde del mismo como para alcanzar las chanclas con los pies, que se deslizaron sobre ellas sin dificultad alguna. Me levanté pesadamente, y dediqué la media hora siguiente a tareas básicas tales como bostezar, pasear por la casa y, en algún momento indefinido, ducharme y desayunar.

Hecho todo esto, decidí que tocaba ir a la playa a hacer lo que había planeado, pasar el día allí y tal. ¿Dónde narices había metido el traje ese? Ni siquiera me acordaba del nombre del material, pero eso me traía sin cuidado, a decir verdad. Relajado como yo solo, acabé por encontrarlo en alguna parte del armario, junto con la bolsa de playa esa que, durante el resto del año, empleaba más bien para el gimnasio. La llené con las cosas básicas para sobrevivir durante un día, incluyendo cuatro o cinco botellas de agua congelada que seguramente se derretirían a medio camino, el bocata de tortilla que me había hecho al acabar de desayunar con las sobras de la cena del día anterior, y más cosas que probablemente no utilizaría para nada, como la crema solar o una caña de pescar desmontada que no me apetecía sacar de la bolsa.

Y con eso y un balón, porque sí, metí también un balón de estos hinchables y unas palas por si pillaba por ahí a alguien para jugar en algún momento del día, salí de casa y, como no me apetecía tirarme cinco largos minutos arrastrando los pies hasta la playa, esperé quince hasta que llegó el autobús que paraba a la puerta de mi casa, subí, y me bajé en la parada de la misma.

Ah, la playa. Me encantaba llegar aquí, hacer castillos de arena... No, no. Eso era antes. Ahora me tocaba subirme a las olas y esas cosas que hacían en la playa los que tenían mi edad. Venía con el traje este del material raro puesto, nada más. El bañador y la toalla estaban en la bolsa, a la espera de ser utilizados cuando me cansase de windsurfear y cambiase el deporte por tirarme a la bartola. Me dirigí al centro de alquiler de tablas, alquilé una, y después de asegurarme de que tenía todo lo necesario, guardé mi bolsa en una de las taquillas que había por allí, sin comprender cómo podía haber gente que se llevase sus cosas al agua. Porque sí, había quien lo hacia. Yo prefería dejar mi bocata a buen recaudo y en tierra firme.

- Bonito día para hacer windsurf, ¿eh, pelirroja? -pareciese que le hablaba al aire mientras me encargaba de mi tabla, pero lo cierto es que casualmente me había situado cerca de donde mi 'queridísima y adorable amiga' Penélope se hacía una coleta, digo yo que para no tener el pelo estorbando y tal. Diablos, demasiado tiempo sin hacer windsurf. Da igual, da igual. Algo se me acordaría, digo yo.
avatar
Ryan Doskas
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 20/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre una ola(Ryan)

Mensaje por Penélope White el Miér Jul 21, 2010 6:26 pm

Mi mirada se desvió completamente al oir aquella voz tan tremendamente familiar. !Premio para la señorita¡, ya lo conocía...por suerte o por desgracia. Resoplé por lo bajo, para que no se me escuchara demasiado, esperando no tener que soportar sus tonterias. A decir verdad, tampoco es que lo conociera mucho...ni la oportunidad le había dado. No obstante, ¿qué más se puede esperar de un chulo playa como él?, ¿arrogancia, narcisismo y chulería?...no estaba para aguantar ese tipo de conportamientos, ¡me encontraba de vacaciones por el amor de Dios!. Vale, quizás tendía a exagerar un tanto las cosas y a hacer mundos de un grano de arena, ¿y qué?.-Los he visto mejores.-y a pesar de todo, mi boca curvó una leve sonrisa ladeada. "¿Qué haces imbécil?"...mis pensamientos hablaban por sí solos. Sí, estaba loca y tenía dobles pensamientos...seguro que a más de uno le ha pasado.

Cerré por completo aquella saca, un trasto a mi humilde parecer, y me levanté flexionando las rodillas. Por suerte que no me caí al suelo, una temeridad por mi parte sabiendo que era más bien patosilla y que tropezaba con cualquier cosa. Era de esas que, si había una sola piedra en toda la playa, posiblemente sería yo la que terminara por darle una patada, tropezarse, o arañarse con ella. ¿Mala suerte?, es posible, mas no me permitía creer en esas cosas. Era más cómodo pensar, que era pura física y matemáticas...sí, friki total de los números,¿qué le vamos a hacer?.-Pero que se la va a hacer.-me encogí de hombros y, tras darle unos toquecitos a la saca/bolsa/bolso/trato inservible y pesado para que quedara más arriba...me preguntaba para qué narices había hecho eso...cogí aquella tabla con la vela doblada hacia abajo. ¿Por qué estaba doblada?...total, que mee tocó volver a agacharme para levantarla.-Si me disculpas, voy a hacer windsurf.- tras enderezarme empecé a darle vueltas al trasto aquel, a la tabla para ser más exactos, por supuesto ignorando a mi recien adquirido "compañero".

Mi mente cabilaba en cómo llevar aquello...lo más fácil, era arrastrarlo hasta el agua, o bueno, eso era lo único que se me ocurría. Era eso, o cargarla y caerme directamente a la arena...posibilidades de dar el espectáculo: Todas las papeletas, por lo tanto, opción descartada. Arrastrando. No es que pesara, simplemente era difícil llevar un armatoste como aquel en lo alto...como que no. Con el pie, empujé la tabla poco a poco.-Esto es un asco.-murmuré para mí misma a medida que avanzaba. "Oh, oh, Pe, !retrocede, ahora¡,!hay un alga¡", como decía mi mente siempre iba por delante de mí, pero claro, yo ni siquiera le prestaba atención la mayoría de las veces. Craso error. Cuendo miré al suelo y vi que estaba apunto de pisar el alga, era demasiado tarde -el problema no era pisarla, si no lo que vendría como consecuencia de ello-..."pum", un golpe seco y ahogado. " Ya está, lo has logrado eres una inútil", volvió a decirme mi mente. Ahora parecía una neurótica. Me había caído de culo sobre la arena.-Genial,!podías haberme avisado antes¡.-le grité a mi mente, a mis pensamientos y a mis reacciones lentas...ahora sí parecería una loca.

No me paré a mirar a mi alrededor, pues me importaba más bien poco quien pudiera estar riéndose o mofandose de aquella situación, pues a la que realmente la había jodido era a mí. ¿Qué más les daba a ellos lo que yo hiciera con mi vida?. Una vez más, había demostrado mi capacidad de atraer problemas y, por qué no, a la mala suerte.
avatar
Penélope White
Turistas
Turistas

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 20/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre una ola(Ryan)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.